Souani Méditerranée Resort – Sfiha Center. Al Hoceima, Marruecos

Patrick Genard y Asociados

Nombre completo del proyecto: Souani Méditerranée Resort- Sfiha Center
Datos de situación: Al Hoceima, Marruecos.
Promotor/ Propietario: CGI (Compania General Inmobiliaria)
Fecha de redacción de cada fase del Proyecto:

  • Anteproyecto: Abril 2010
  • Proyecto Básico: Julio 2010
  • Proyecto Ejecutivo: Octubre 2010
  • Recepción de Obra Prevista: Junio 2013.

Superficie o volumen construido:   5.440m2

Souani, un sitio único, un bosque de pinos, acacias, y eucaliptos intacto en la bahía de Al Houceima, entre el Rif y el mediterráneo. Un bosque denso con sombras encuadrado de un  lado por una playa casi virgen, el mar y el peñón de Al Houceima, bastión flotante en el medio de la bahía, y del otro, las ruinas medievales todavía enterradas que nos recuerdan que además de un lugar natural excepcional, Souani es también un lugar histórico.

Este proyecto se engloba en el Souani Méditerranée Resort de 160.000m2 que incluye un mosaico de tipologías y programas distribuidos sobre este terreno tan especial de 798ha.

Como puerta oeste de la intervención y con relación directa a la playa de Sfiha (de donde toma su nombre), el “Sfiha Center”, nace desde una visión sostenible del terreno, donde para reducir la huella ecológica del proyecto y con el fin de ahorrar recursos, hemos reagrupados los espacios requeridos por el programa en una pequeña ciudad “Coeur de Vie”,  donde los edificios se relacionan entre sí organizándose a través de calles y plazas de escala reducida que aglutinan el conjunto y donde se desarrolla la vida del pueblo rememorando es espíritu vernacular circundante.

Este pequeño pueblo concilia el uso residencial con comercios, equipamiento social y espacios públicos a través de una propuesta arquitectónica de masas blancas y minimalistas inspiradas en los pueblos fortificados de la zona, haciéndose eco del peñón de Al Houceima y de la arquitectura tradicional de Rif.

Los volúmenes puros se insertan en los claros existentes entre el bosque y, se pliegan y articulan adaptándose a los arboles existentes de forma de garantizar la máxima conservación de los mismos. Así sé componen diferentes volumetrías que, gracias a una arquitectura plástica, potencian la economía energética en forma pasiva trabajando el rendimiento térmico de fachadas a través de retranqueos y porches, para evitar exponer los grandes ventanales al sol,  dándole ritmo e identidad al proyecto.

Como con un moucharabieh flotante a lo largo de las calles y plazas, la luz se filtra creando un juego de sombras que contribuye, junto a las fuentes, los pinos y la animación de los comercios, los cafés y restaurantes a hacer de este “Coeur de Vie” una alegoría a la vida mediterránea.